sábado, 12 de julio de 2014

Las Élites del Paganismo (también "Observando la Montaña")

Esto es una copia casi exacta de un post en mi blog de WordPress sobre paganismo, que escribí pocos días después de una polémica en la que en grupúsculo socio-político pero autodenominados "paganos" y al menos uno de sus seguidores, criticaron hipócritamente e insultaron a varios miembros reconocidos del paganismo español cuyo trabajo y esfuerzo gratuito pretendían hacer pasar por un "juego", cuando los únicos que juegan al rol aquí son este tipo de pseudo-paganos que no son más que burdos skinheads que tiñen sus ideas políticas de paganismo para que sea más romántico todo. Copio esto porque aunque la bronca acabó hace mucho, y el grupo se ha cerrado en banda (y me alegro, no valen ni para cortarles las cabezas como hacían nuestros antepasados), quiero que se entienda hasta que punto mis creencias son CREENCIAS, mi Tradición es una TRADICIÓN RELIGIOSA, y hasta que punto estoy dispuesto a defender y promulgar la aceptación y normalización de nuestras religiones en este absurdo país. Procedo a pegar:

Hace unos meses, cierto lado del Paganismo español, se vio agitado por los comentarios de un sujeto (al que llamaremos “V”) sobre el Paganismo celta español, y sobre comentarios a nivel personal de esta persona sobre las ideas o la “actuación” de ciertos paganos españoles de los cuales, solo puedo decir que sin cobrar un duro, esperar méritos ni intentar “convertir” a nadie, ofrecen lo que esta persona y su grupo no hacen: espiritualidad y religión, que al fin y al cabo es de lo que va el Paganismo, a pesar de las elucubraciones socio-políticas de ciertos individuos sobre lo que implica “ser pagano”.

Pero, primero, pongámonos en antecedentes. El grupo que nos compete, es un grupo que encontré en plena búsqueda espiritual, y que me hizo especial atención que se definiesen como “celtíberos”, ya que en aquel entonces ya había hecho mis primeras averiguaciones del panteón celtibérico, y tenía ansias de conocer más a las deidades que entonces conocía: Netón, Endovélico, Nabia, Atecina y Trebaruna. Cual fue mi chasco cuando miré el contenido y un puño de realidad me golpeó en plena cara apenas empezar a leer: la página tenía un desorden increíble; las faltas de ortografía, incluso en los panfletos divulgativos, eran constantes y graves; para nada era una organización, orden o Tradición religiosa, como me pudo parecer en un principio; apenas había mención a los Dioses y, las pocas veces que eran mencionados, jamás eran nombrados, solo un plural indefinido bastante sospecho (“los Dioses”); su ideología no solo estaba claramente ligada a la extrema derecha, sino que era muy, válgase la redundancia, extremista; su ideología estaba llena de incongruencias, contradicciones o coacción de los derechos humanos, individuales y colectivos, y de reclamos morales que por el simple hecho de ser o parecer reclamos atávicos identificaban con la moral de nuestros antepasados celtibéricos y para finalizar, la absurdez de algunas de las peticiones se hacía patente para cualquier persona con dos dedos de frente (exigir el gaélico como lengua oficial cuando se definen “celtíberos”, definirse una “élite individualista que no desea que sus creencias se masifiquen y corrompan”, mas exigir que se coarte la libertad religiosa e imposibilitar la capacidad de “convertirse” a otras religiones, etc.). Cabe mencionar una decepción aún mayor cuando entré tiempo después a su web, y ví unas secciones nuevas, dedicadas a los Dioses y a los “héroes”: tres Deidades y un ancestro. En el momento me alegré de que, a pesar de su ideología, avanzaran, pero imaginad mi cara cuando al único ancestro que mencionan es Viriato (que hoy en día conoce hasta nuestras abuelas, gracias a la serie “Hispania, la leyenda”) y las tres deidades mencionadas son: Cernunnos, Lugh y Dagda. O sea: dos deidades pan-célticas y una exclusivamente irlandesa. Creo que no me queda nada más que mencionar sobre la seriedad de este grupo político con retintes de paganismo filo-céltico, mas nada celtíbero.

Dicho esto, queda hablar de “moral pagana”. Un término muy ambiguo ya que a pesar de lo que se quiera creer, pocas religiones paganas originales tenían un código moral estricto y definido con normas específicas. Así que, si vamos a hablar de “moral pagana”, genéricamente, hay que escoger. Porque es demasiado “typical Spanish” (en un ámbito filo-fascista) coger un valor “tradicional”, aunque no demasiado lejano (medieval, a lo sumo), que en nuestro “malvado siglo” se considere rancio o “un libertinaje moderno”, y asumir alegando a la “lógica” (la lógica de sus cabezas, no a la lógica histórica, arqueológica, epigráfica, etc.) que son valores inamovibles del paganismo más “puro”. Pero si vamos a reclamar el “paganismo puro”, hay que escoger: ¿qué es la moral pagana? ¿es lo que nosotros creamos que nuestros antepasados valoraban? ¿es lo que dijeran grandes Emperadores romanos? ¿Lo que se extraen de las palabras de filósofos paganos que llegaban a ser contradictorios entre sí? ¿Qué es? He ahí la problemática: reclamar “la pureza pagana” pero hablar de “paganismo” como un todo, genera una paradoja entre autores, culturas, cultos específicos en dichas culturas y épocas en las que se desarrollan dichas culturas. Un caos propio y esperado de un grupo que se define celtíbero por patriotismo y además, fascismo (que no hay que confundirlos), y no al revés.

Ya puestos en antecedentes, vayamos a la problemática en cuestión: un artículo y la respuesta de un simpatizante, V. El artículo en cuestión, no recuerdo exactamente de que iba y no voy a entrar a mirarlo y arriesgarme a otra guerrilla internáutica, pero si recuerdo una crítica sutil a los “druidas” y “druidistas”, y a sus conocimientos o supuesta ausencia de estos y a como alguien que “observa la montaña” puede tener más conocimientos del mundo que estas personas, de las que insinuaba “jugaban a ser druidas” o “interpretaban un papel disfrazados con un hábito”. Poco me queda que decir ante estas afirmaciones: ¿qué persona religiosa puede tomarse en serio a alguien que hace burla del sacerdocio y del hábito sacerdotal? ¿alguien que considera que “observar la montaña” tiene más valor espiritual que las “actuaciones” (ofrendas, libaciones y ritos) que los sacerdotes hacían para honrar a los Dioses o para traer Sus bendiciones a los recién nacidos, recién casados, recién fallecidos, recién iniciados en una hermandad, recién ordenados sacerdotes, etc.? ¿cómo creen que estas personas obtenían sus conocimientos y su papel de intermediarios con los Dioses….”observando la montaña”? Tal vez, y solo tal vez, estas personas debieran dejar de considerar que “paganismo” es validar cualquier barbaridad hecha o pensada por nuestros antepasados (que había tantas como sabiduría poseían, pues no se puede ignorar el contexto histórico y la capacidad de evolución), y tal vez criticar al artista numantino que, en vez de “observar la montaña” y pintarla en sus cerámicas, decidió pintar a un sacerdote con un elemento tan característico y propio de su atuendo sacerdotal como su capirote (o como se le desee llamar). Tal vez debieran centrarse en criticar a nuestros ancestros y sus supuestas “actuaciones”, ya que son ellos los que incitan que los “druidas y druidistas” de hoy en día, y sus sacerdotes, usen un hábito sacerdotal a la hora de oficiar. O tal vez este grupo tenga razón en sus pretensiones racistas, y “el sacerdote numantino” en realidad solo es un antecedente “español” del KKK...

Tras este artículo, V fue incluso más allá y critica la actitud de “druidas y druidistas”, haciendo especial mención de un druida del Grove Magh Mor, y de la “impresentable feminista” al cargo de “Hispania Céltica” (refiriéndose a mi Tradición, Céltica Hispana), quien no solo no es NI “druida”, NI “druidista”, sino que le duele la boca y los dedos de decir que en la Península Ibérica NO hubo druidas, en pro de la veracidad histórica (cosa que a estos les trae al pairo, al parecer, a pesar de que usan a los antepasados para cualquier reclamo político o social que se les ocurra). Evidente, la “impresentable feminista”, a pesar de haberlos ignorados como el saco de estiércol que aparentan ser, esta vez se defendió, con la alegación más obvia que se podía hacer: que el paganismo no tiene moral fija que valga, que “el paganismo” no es una única religión con una única ética y que, en definitiva, es una opción suya y personal (eso quitando la actuación magistral de mi compañero de Tradición, Mimes de Azzaria). Y bien, todo procede así:

V se introduce a sí mismo en una retahila arremolinada de acusaciones sobre el respeto a la vida “desde su comienzo” como requisito de exclusión inadmisible para ser pagano y para ser “druidista”, acusando al feminismo y a los pro-abortistas de ser producto del judeo-cristianismo (cuando es él el personaje que afirma que desde que el espermatozoide fecunda al óvulo se genera un “alma”, al más puro estilo católico), si bien en el mundo celta, se consideraba que el espíritu (llamémosle “alma”) se encontraba en la cabeza, lo que generó el famoso “culto a las cabezas” (la costumbre de cortar las cabezas enemigas y conservarlas) entre los pueblos celtas, incluído el nuestro. Así que me gustaría que este individuo explicase, según sus “genuinas creencias celtíberas”, como es posible, a pesar de que en la mayoría de abortos se encuentra, si no un embrión, una masa informe sin miembros (o sea, sin cabeza), que un ser sin cabeza pueda tener “alma” y por tanto constituir “un ser vivo”. También me gustaría que explicase que si el alma se genera en la fecundación del óvulo, qué ocurre con los gemelos monocigóticos…. Vale la pena insistir que, en esta retahila, se siguió el mismo hilo conductor de hablar en nombre del paganismo y de lo que es el paganismo y qué debe pensar un pagano, y que los Dioses jamás importen a la hora de definirlo.

Posteriormente, toda la retahila sobre las raíces, y los antepasados, y el “no convertirse a otras religiones” se pierde en el más inmenso vacío cuando empieza a dar como referencias contra el aborto, a paganos como, ni más ni menos, Galeno, Aristóteles y Octavio Augusto, los tres eminentemente celtíberos, claro… ¿o no? Supongo que el hecho de conocer que en algunas tierras celtibéricas, los neonatos y niños de corta edad muertos, eran inhumados bajo los cimientos del hogar en vez de depositados en la necrópolis, ya que no habían tenido vida suficiente para ser considerados parte de la tribu ni de mayor importancia para la misma y por tanto no se le daba el tratamiento funerario de un miembro de pleno derecho, es un hecho mucho más pequeño a tener en cuenta, que lo que dos médicos helenos y un emperador romano (extranjeros e invasores, para dejarlo bien claro) digan sobre el aborto… si bien también podríamos tomar, remontándonos a la absurdez de la “uniformidad pagana”, la afirmación del propio Aristóteles de aplicar una ley que impida criar a niños lisiados o que en caso de exceso de hijos, poner “límites a la procreación”. O también podríamos tomar la filosofía espartana…, puestos a ir de patriotas celtíberos pero justificarnos en OPINIONES de extranjeros, hay para elegir…

Por supuesto todo esto podría desbancarse con el simple hecho de afirmar que las religiones paganas rescatan cultos religiosos y de devoción a uno o varios panteones, y que si los antepasados hicieron cosas reprobables, o sencillamente inciertas, no tenemos por qué repetirlas. Aunque esta gente negaría esta afirmación, realmente así la practican sin saberlo, prueba de ello es que estas personas no sacrifican la carne de los animales, ni liban su sangre a los Dioses porque “respetan la Naturaleza”, mientras que nuestros antepasados cortaron las gargantas y evisceraron los órganos de infinidad de animales (y algunos humanos) en honor de nuestros Dioses o en actos mágicos. Pero supongo que es más divertido exponer todo y desbancar a estas personas que no hacen más que poner trabas a la normalización de nuestras religiones con su ideología descarada disfrazada de culto a NUESTROS (no “sus”) Dioses…

En definitiva, no quiero enrollarme mucho más, pues es un defecto que debo corregir, pero el caso es que tenemos a un grupo que pretende tildarse de la más alta élite del paganismo, y a uno de sus miembros, cuya suprema superioridad pagana se basa en no adorar a Dioses de nuestra tierra, en no tener en cuenta a los Dioses, en despreciar el sacerdocio formal; considerar sus hábitos, “un disfraz” y sus rituales, ofrendas y libaciones, “un juego de rol”; en no tener conocimientos de nuestros célebres ancestros, en no conocer los más mínimos indicios científicos de la moral y el concepto de la vida y el alma de nuestros antepasados celtas y en su lugar, sustituirlo por conceptos abrahámicos de la vida y el alma que suenan a “férrea moral” solo por ser antiguos (pero aparentemente y como hemos demostrado, no lo suficientemente antiguos… ni lo suficientemente nativos), basarse en opiniones extranjeras y anacronismos convenientes y cuya idea de apoyar las tradiciones de nuestros antepasados y de “Devoción hasta la muerte” (como dictan en su logo) incluye criticar y minar el trabajo de una HISTORIADORA (y va en mayúsculas para que quede claro) que, sin ser pagada y sin escribir libros que le proporcionen fama, por pura devoción a nuestros Dioses, gasta más del 90% de su propio y corto tiempo libre en recuperar las tradiciones tanto culturales como religiosas de nuestros antepasados y darles orden, lógica y utilidad en la actualidad para quién le interese, y no solo eso, sino que es una de las poquísimas personas que se digna a hacer eso en España (por que sí señores, Brasil y Portugal nos devoran en ese aspecto, y en ese orden), tan solo por ser una “impresentable feminista” que ha decidido que el aborto es un derecho paterno y de la mujer, En definitiva, tenemos un grupo “pagano” que acusa a los demás de no poder ser paganos debido a sus elecciones morales, pero que dicho grupo no es una agrupación religiosa sino un pseudo-partido político con tintes de cultura (que no de religión) pagana.

Me permito cerrar este artículo (o mejor dicho, esta crítica a detractores internos de los auténticos grupos paganos que practican una religión, no una doctrina social) dando una respuesta alternativa a la que ya le di al individuo V en respuesta a su frase “si los antiguos celtíberos levantasen la cabeza…”: primero, que no levantarían ninguna cabeza porque la mayoría eran incinerados, o descarnados por buitres u otros carroñeros como rito funerario y lo segundo, que probablemente te cortarían la tuya (donde tienes el “alma”) por decirle a tus antepasados que adoraban a un dios llamado “Dagda”, juas.

Y dicho esto y aclarado mi punto de vista, y esperando haber lanzado alguna luz en general, y a los novatos al paganismo español, alguna luz sobre quién es serio y quién no, y de quienes tienen intereses espirituales y quienes políticos, me marcho, no sin decir que yo, personalmente, no voy a callarme más, y a darle pábulo a nadie que use a mis Dioses como bandera política, o que los “use” a secas, en lugar de adorarlos…

Dicho esto, que los Dioses os sean propicios, o mejor, por no caer en la conveniente innominación deífica en la que que cae este grupo, os deseo de corazón que Baelistos ilumine vuestro camino, que Iskallis y Trebaruna os proporcione abundancia, bienestar y protección, que Ataecina y Endovélico os sean propicios y os den salud, y que Candamio sople en vuestro favor.

Salud a todos los bienaventurados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario