En esta ocasión, y ante la falta de tiempo para hacer muchas cosas (entre ellas, vivir), en esta entrada copio un post de mi blog original en WordPress que nunca llegué a copiar aquí, se trata de una noticia (ya se queda vieja) que traduje para los que no tenían nivel de inglés y que me parece una maravilla y un ejemplo a seguir.

En resumen, la noticia que es el reconocimiento del Paganismo en la asignatura de Educación Religiosa de los colegios de Cornualles, esa gran olvidada del celtismo actual. Procedamos:

Y tras las mates dobles, toca… el Paganismo: Se les dice a las escuelas que incluyan la Brujería y a los druidas en el plan de estudio de Educación Religiosa.
by Jonathan Petre.

El Paganismo ha sido incluido en el plan de estudios de la educación religiosa de una escuela por primera vez.
El Consejo de Cornualles ha dicho a sus escuelas que las creencias paganas, que incluyen Brujería, Druidismo y el culto a antiguos dioses como Thor, debería enseñarse junto con el Cristianismo, el Islam y el Judaismo.
Los requisitos se han explicitado en un plan de estudios convenido, redactado por el grupo de asesoramiento de Educación Religiosa de Cornualles.
Dicho plan dice que desde los 5 años, los niños deberían aprender sobre los asentamientos de piedra, como el Stonehenge. A los 11 años, los alumnos pueden empezar a aprender ‘el paganismo moderno y su importancia para muchos en Cornualles’.

El plan de estudio agrega que en las áreas de estudio se debería incluir ‘la importancia de los asentamientos precristianos para los paganos modernos’ (nota del traductor: lo que llevará a que los lugares sagrados paganos sean tratados no solo con el valor cultural y religioso que merecen, sino de forma útil y respetuosa, como ocurre con la Catedral de Santiago en España, por ejemplo).
Y la guía de acompañamiento dice que los alumnos deberían ‘entender las creencias básicas’ del Paganismo y sugiere que los niños pudieran debatir sobre las dificultades que un alumno pagano practicante podría encontrarse en la escuela.
Pero la iniciativa del consejo a consternado a algunos paladines cristianos, que están alarmados de que una religión que una vez fue vista como una excentricidad alternativa esté ganando cada vez más reconocimiento oficial.
Las críticas apuntan a que según las propias estimaciones del consejo solo hay entre 600 y 750 paganos en Cornualles de una población total de 537,400.
Mike Judge, portavoz del Instituto Cristiano, dijo: ‘Educación Religiosa ya está bastante apretada – apenas hay tiempo para cubrir el Cristianismo y las otras religiones mayoritarias’ (nota del traductor: claro, ¿qué van a decir? Temen que les quiten horas de adoctrinamiento).
‘Introducir el Paganismo es simplemente caprichoso y tiene más que ver con la corrección política de los profesores que con las necesidades educativas de los niños’ (nota del traductor: y con tus difuntos, ¿no nos vendeis que es necesario entender vuestra religión para comprender partes de la historia y el arte del país? Lo mismo para comprender elementos como el Stonenhenge y otros monumentos paganos que son parte de la historia y el arte del país, plus, por simple información y justicia, que es lo que temeis, que cuanto más amplio el abanico de posibilidades, menos adeptos que os miren porque menos destacais…).
Sin embargo, Neil Burden, miembro de gabinete del consejo para los servicios de los niños, dijo que este movimiento daría a los niños ‘acceso al amplio espectro de creencias religiosas’.
El consejo dijo que la enseñanza del Cristianismo aun representa cerca de 2/3 de la educación religiosa en sus colegios.
El Paganismo abarca numerosas ramas, desde los druidas, quienes creen ser practicantes de la fe de la Gran Bretaña precristiana (nota del traductor: escueto, incompleto y erróneo, but…),  a los wiccanos – brujos modernos que se reunen en aquelarres – y chamanes, que se acomplan con el espíritu de la tierra.

Los paganos cornualleses incluyen a Cassandra y Laetitia Latham-Jones, que visten túnicas, tienen escobas y un gato negro y realizan conjuros. Su página web dice que ofrecen bendiciones de bebés, limpieza psíquica de casas y conjuros para adaptarse a situaciones particulares.
La iniciativa del Consejo de Cornualles sigue a la decisión de 2010 de la Comisión de Caridad de reconocer el Druidismo como religión.
A los druidas y paganos encarcelados también se les permitirá llevar ramitas o ‘varitas mágicas’ a sus celdas, aunque tienen prohibido llevar túnicas con capucha.
Según el censo nacional de 2001, hay unos 40,000 paganos en Inglaterra y Gales, aunque algunos estiman que la cifra ahora es muchísimo más alta (nota del intérprete: pues claro, y no solo por el incremento desde 2001, sino por todos los que no lo admiten abiertamente).

Y bien, ¿qué opinais? En mi opinión es una muy buena noticia. A pesar de que algunos se oponen a la legalización y reconocimiento público del Paganismo (algo ocultarán…¡ejem!), me parece un paso más que necesario para que las religiones paganas de raíces indo-europeas regresen a  su esencia. Porque señores, aunque el Paganismo, por necesidad social de supervivencia se haya sincretizado con la Brujería y se haya transformado en algo más bien privado, no era así en sus orígenes. Y porque, mis buenos señores, aunque la experencia religiosa (y de fe) en sí misma sea individual, única e intrasferible (e increíblemente hermosa, debo añadir), las religiones paganas primitivas eran religiones de la comunidad. Religiones del pueblo, del pópulo, de la tribu, del poblado. Tú te relacionabas con los Dioses en el seno de tu casa, de tu familia o de tu matrimonio, pero un sacerdote, sabio o chamán realizaba todos los ritos de pasos, individuales y colectivos, y ese sentido de comunidad espiritual es una bonita tradición que el sincretismo del superviviente ha estado disolviendo todo este tiempo, y que ahora podemos rescatar.
Lo que ha ocurrido en Cornualles es una victoria. Y una victoria además, peculiar: muchos son los países europeos que actualmente reconocen las religiones paganas, pero pocos (o ninguno, si contamos con que Cornualles no es un país) han conseguido que ese reconocimiento se convierta en información, tanto cultural como útil y libertadora información contemporánea para que los niños tengan bien claras sus opciones desde pequeños (la época en la que son más moldeables en todos los sentidos, ya que se ha demostrado que muchas capacidades consideradas innatas al ser humano, quedan cohibidas sin no se desarrollan durante la infancia). En una generación, todo hijo de Cornualles que sea cristiano, lo será de corazón, no porque le hayan captado la mente desde pequeño. Y todo el que sea pagano, lo será de corazón, porque visualizará las religiones paganas con naturalidad, y no como una alternativa cristiana o un acto de rebeldía al sistema.
Dicho y expresado esto, solo me resta lo siguiente:
¡Mi enhorabuena a Cornualles, y a los impulsores de tan novedosa, mas justa iniciativa en pro de la auténtica libertad de culto!
Estamos de celebración, ¡saquen el champán y den gracias!

Y que los Dioses os sean propicios.