viernes, 22 de agosto de 2014

Tradición vs. Eclecticismo


Quiero dejar claro
que
si bien soy kredimi de Céltica Hispana, no soy su portavoz, no estoy hablando en nombre de Céltica Hispana (desde ahora "CH") ni de su Arestala ("Jefa"),  esta es mi opinión al respecto y puede coincidir o no con la de la Arestala, ya que no considero que deba estar de acuerdo al 100% con su opinión o con la Tradición, sino simplemente aceptarla tal como me la dan mientras considere que es aceptable para mi espiritualidad (y de este tema ya hablaré más adelante).

Estuve pensando largo y tendido sobre qué tema escribir, y pensaba hacerlo sobre los estafadores y mangantes que hay en el mundillo del paganismo en general, así como los "iluminados a cobro", pero finalmente decidí que era un tema que requería algo más de tiempo e investigación, y he preferido hablar sobre las Tradiciones (con "T" mayúscula) y el compromiso con estas en contraposición al creciente "eclecticismo" y "sincretismo", algo que, según mi percepción, carecen las últimas generaciones de paganos.

Empecemo
s por definir, según mi criterio, qué es una Tradición. Según la RAE:

tradición.
(Del lat. traditĭo, -ōnis).
1. f. Transmisión de noticias, composiciones literarias, doctrinas, ritos, costumbres, etc., hecha de generación en generación.
2. f. Noticia de un hecho antiguo transmitida de este modo.
3. f. Doctrina, costumbre, etc., conservada en un pueblo por transmisión de padres a hijos.
4. f. Elaboración literaria, en prosa o verso, de un suceso transmitido por tradición oral.
Basándonos en estas acepciones y el concepto tradicional (válgase la redundancia) que se tiene en las religiones paganas actuales de "Tradición", defino la Tradición como "la doctrina, costumbre, etc., conservada en un grupo o asociación religiosa y su interpretación de la divinidad, y que es transmitida desde los sacerdotes (u otras figuras de autoridad y/o sabiduría) a los practicantes o futuros practicantes de formas que son o llegarán a ser tradicionales".

¿Qué hay implícito en dicha definición? Pue
s que una Tradición no tiene como necesidad o requisito, ser "ancestral" o estar viva un mínimo de años, y que puede ser transmitida, ser producto del sincretismo de dos o más Tradiciones (lo cual no implica un fenómeno sinérgico, el resultado de un sincretismo no es "mejor" que sus versiones originales, solo es diferente) o bien ser creada (como ocurre en el reconstruccionismo no transmitido o "todavía-sin-transmitir", donde si bien se pretende la mayor similitud con la religión o la forma de culto original de esa religión en tiempos modernos, la interpretación de ciertos datos ambiguos, la reconstrucción de una lengua muerta para generar un glosario religioso específico o la forma de adaptar prácticas ancestrales que hoy en día no son especialmente viables, varía de una agrupación a otra).

Dicho esto, cabe aclarar una cosa antes de ir al meollo: todas las religiones definidas "paganas" tienen un componente tradicional, han sido religión "oficial" de algún pueblo, cultura, civilización o tribu y todas han tenido un componente de transmisión tradicional y de culto a los ancestros, por lo que de base, el máximo respeto a las tradiciones, aunque hoy en día tengas la oportunidad de elegir qué creencias y Tradición dentro de éstas seguir por voluntad propia, es prácticamente un requisito, ya no porque "funcionen", sino por el simple hecho de que honrar a nuestros ancestros (sean de sangre, de tribu, de clan o de culto) es una necesidad imperiosa. De hecho, reto a encontrar "practicantes solitarios" de las Viejas Religiones (con sus propios sistemas de culto, ajenos al resto) anterior a la desaparición del "Paganismo" y ya entrado el concepto de "Brujería", donde la opresión religiosa y la satanización de las religiones no-abrahámicas impedían el culto comunitario dirigido por una figura experta, especializada o sabia.

Una vez e
specificados y contextualizados todos estos puntos, creo que no hay ninguna duda ni queja al respecto, si digo que el paganismo de hoy en día está plagado de "eclecticismos", dicho en un sentido negativo, así como de "sincretismos". Las religiones paganas están abiertas a integrar nuevos elementos, mejorar y demás, no todo es rígido y estricto y la Historia ha demostrado eso innumerables veces, especialmente en el ámbito indo-europeo, pero, ¿hasta que punto es ético el cambio? Y también me pregunto: ¿es ético que el motivo de un cambio sea la comodidad propia y no la mejora del apartado técnico-práctico (o ritual, o mágico) o un acercamiento mayor a las formas tradicionales del culto que hayan sido descubiertas o reveladas de forma posterior? Mi respuesta es clara: NO ES ÉTICO.

Y quiero explicarme, no
sea que, como ha ocurrido a otras personas que aprecio en este mundillo, se me acuse de "Papismo Pagano", de "Neo-Inquisidor", etc. por los sectores más liberales y, más comúnmente, por los estafadores que ven en esta afirmación una amenaza a su nivel económico (ya que por simple táctica empresarial, el que hace de esto un negocio no puede limitarse a una sola forma de culto de una sola religión, tiene que abarcar cuanto pueda, y asalen mescolanzas que incluso practicantes serios de religiones sincréticas rechazan por su choque cultural innecesario, como por ejemplo, "druidas mazdeístas expertos en la Cábala"). Respecto a ambos fenómenos, por ciertas razones, por ciertas circunstancias, es muy normal que puedan darse y no me parece criticable. Hay muchos ejemplos disponibles pero para que haya un ejemplo práctico, usaremos el vudú. El vudú es una religión o culto con tintes de chamanismo africano, concretamente, yoruba, que se desarrolló en América con la llegada de los esclavos negros, que siguieron practicando en secreto su religión y fueron camuflándola con elementos cristianos para evitar las penas por herejía. Es una circunstancia especial y tan desesperada como la supervivencia, y no solo de la religión, también del creyente. No obstante, se han dado otros casos mucho más sencillos como la unión (matrimonial, tribal, de clanes...) de dos familias con dos cultos distintos que por respeto, uno ha participado en el ceremonial del otro y viceversa y han acabado, de algún modo, fundiéndose elementos de uno en el otro y del otro en el uno.

También, pues, podemos referirnos a la alteración de la liturgia, la mitología, la concepción lingüítica, etc. de un culto, y para no marear, seguiremos con el vudú (pero se puede aplicar a cualquier caso). Una de las características más conocidas del vudú actual (que es transmitido y enseñado) es la identificación de los espíritus de rasgos deíficos que adoran y con los que interactúan (los Loa o Lwa), con santos católicos, pues fue una de las formas de esconder sus prácticas religiosas a los católicos, la de pronunciar el nombre de santos en lugar de los nativos. No me parece pues, nada descabellado, que quizás una persona educada en el vudú, ante los deseos de deshacerse de las influencias cristianas, elimine dichas identificaciones, y suprima los elementos más cristianos en su interés de regresar a las raíces perdidas de la religión (lo cual, sería como una forma de reconstruccionismo).

¿Son aceptable
s, pues, sincretismos y eclecticismos? Mucho. Especialmente en distintas formas de "magia tradicional" (folk magic) que se desarrollaron de forma más o menos natural alrededor del mundo. Sin embargo, en mi breve paso por el paganismo anglófono y el mundillo de Youtube, esto es lo que he observado: gente que afirma no necesitar covens, ni ser enseñado, ni jurar lealtad a un solo panteón, ni un sacerdote, "ni, ni, ni". O peor: que se autodeclaran sacerdotes "por Gracia Divina de su Dios/a" (lo cual podría valer si fuera para formar una nueva Tradicióon y servir a una comunidad, como es prácticamente deber por definición de un sacerdote, y si demostrase que ha pasado por un intenso periodo de estudio y práctica, como ocurre con algunos practicantes solitarios de Reconstruccionismo Celta que se autodenominan "druidas", no como sarcerdotes -que es lo que es un druida, entre otras funciones-, sino como practicantes auto-instruidos en la fe céltica, pero no, suelen ser gente que nunca se ha "especializado" en nada y no suelen llevar excesivos años creyendo, y aún menos practicando). Veo a gente cuya definición de "evolución con los tiempos" se ajusta muy casualmente a no responder a ningún tipo de autoridad (elegida por uno mismo, claro, nadie debe imponer la religión a nadie), a no responder ante ningún Dios alegando "panteísmo" (un panteísmo excesivamente politeísta, creo yo), no ofrecer lealtad a nada ni a nadie y no tener que doblegar tu propio ego ni ante superiores, ni ante iguales a los que respetes. En definitiva, gente que pretende obtener los beneficios de tener una espiritualidad como la pagana (con los rasgos arriba descritos) y evitar las obligaciones e inconveniencias de la misma. Llamadme carca a mis 26 años pero eso NO me parece una forma de espiritualidad aceptable, máxime si encima no te creas "tu sistema" desde ti mismo, sino desde coger sin permiso, cachitos de Tradiciones.

Falta no hará decir que yo he sido ecléctico (y sincretista), y que no es algo malo si se hace bien, pero que la "libertad del paganismo" no significa "hacer lo que te de la gana", y menos si usas de molde la espiritualidad ajena sin permiso y sin entenderla del todo, pues en mi época, ser ecléctico implicaba estudiar el doble, no solo los Dioses (como se entiende ahora el "eclecticismo"), sino la historia de esas religiones, su contexto cultural, su evolución, sus prácticas, todo. Era el doble del trabajo que un creyente de una Tradición, porque el contenido era el doble y tenías que buscarte tú las papas, nadie te daba el material hecho. Ahora, parece que cualquier excusa es buena para quitarse esfuerzo, pensamientos, contenido, responsabilidades y cualquier otra "carga" de encima, y así no se puede, o no se debería ser ni "ecléctico", ni "sincrético". Y no es que seguir una Tradición sea mejor o una obligación, creo que muy pocos han alcanzado ese nivel de fanatismo (o proselitismo, según se vea), ni tampoco que tengas que estar de acuerdo con todo lo preestablecido por otros, pero: ¿cómo pretendes hablar, dentro del ámbito religioso, de valores paganos como el esfuerzo, la lealtad, el culto a los ancestros o el conocimiento, cuando tu conveniente práctica religiosa te evita esfuerzos y obligaciones, no te obliga a escoger lealtades de ningún tipo, no sigues las tradiciones de tus ancestros y te niegas a especializarte en ningún área de conocimiento?

Y
sí, ya lo sé, existe la posibilidad que los Dioses no entiendan las limitaciones culturales que tenemos los humanos, y puede que Hécate se vaya, por así decirlo y a falta de un conocimiento real de los quehaceres divinos, de chupitos por ahí con Morrigan e Inanna, pero de ser así, primero, no tienes evidencia de ello, por lo que la mescolanza gratuita es innecesaria y sin fundamento, y segundo, como ya se ha dicho, no se trata de los Dioses, ellos no nos necesitan, nosotros rendimos culto por motivaciones humanas, no divinas, de lo que va esto es de cosas humanas: valores, concepciones vitales y respeto a los ancestros y sus formas, elementos sin los cuales, nadie debería tener derecho a llamarse "pagano" (ni "celta", ni "asatruar", ni "rodnover", ni "dodecateísta", ni "wiccano", ni "brujo tradicional"), será "otra cosa" con "otros valores", igual de respetable, pero sin lugar a dudas, diferente.

Y en conclusión y para no alargarme más con este tema, creo que el Paganismo ha tenido la desgracia de conocer por fin, a sus primeras generaciones "NI-NI", y no, creedme cuando os digo que no todos son adolescentes frikis que han llegado al Paganismo a través de Dragones&Mazmorras, algunos son creciditos ya.

Que los Dioses os bendigan y salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario