jueves, 23 de octubre de 2014

Transexuales Energéticos


Señores. Señoras. Niños. Seres. Cosas. Tengo algo que confesar: soy un transexual energético.

Según algunos individuos, "expertos" e incluso colectivos (sean akelarres o Tradiciones completas), todos los homosexuales, masculinos o femeninos, somos transexuales energéticos. Y es que el mundo del Paganismo Europeo es terriblemente amplio y rico, y por si a alguien no le ha llegado la circular aún, señores y señoras, soy homosexual. Y no, no soy gay, ni maricón ni entiendo, soy homosexual, es el nombre más técnico y neutral para definir la identidad sexual con la que ahora me identifico (aunque prefiero la de 5 en la Escala de Kinsey, para ser totalmente sinceros). Y las reacciones a esta identidad en este mundillo, ha pasado por todo lo que yo me pueda imaginar: desde quién lo exalta en un sentido sexual, a quién no le da mayor importancia, a quién lo exalta en un sentido ritual o los casos que desgraciadamente más me encuentro en el ámbito de las religiones nativas europeas, lo rechaza de pleno como un acto de inmoralidad, algo así como una blasfemia pagana, pues muchas veces, al ser consideradas como tal, al dar importancia al nativismo, nos acabamos encontrando personas de extrema derecha que, como ocurre con todos los extremos, tienen muchos ideales de boquilla y mucho odio respaldado con pocos conocimientos.

Pero no estamos aquí para hablar de reacciones, estamos aquí para hablar de una reacción, y es la que he percibido, sobre todo, por parte de miembros de la Wicca (y si me das a apurar más, de la Wicca ecléctica o solitaria). Es una teoría, más que una reacción, una teoría que en mi opinión y basándose en viejos prejuicios sobre la "sensibilidad" o "el lado femenino/masculino" de los homosexuales, es un enorme cúmulo de desconocimientos. Hablo de esa idea de que nuestra energía, o nuestra aura, es de tipo "femenino" si somos hombres, y "masculino", si hablamos de mujeres. En definitiva, somos transexuales energéticos. Y no, no me he vuelto loco, aunque ni ellos mismos se den cuenta de sus propias afirmaciones, eso es lo que nos llaman.

Según la RAE, esta es la definición que tenemos de transexual:
transexual.
1. adj. Dicho de una persona: Que se siente del otro sexo, y adopta sus atuendos y comportamientos. U. t. c. s.
2. adj. Dicho de una persona: Que mediante tratamiento hormonal e intervención quirúrgica adquiere los caracteres sexuales del sexo opuesto. U. t. c. s.
Así que sí, técnicamente lo que hacen esas personas es transexualizarnos energéticamente, en vez de decir que nos sentimos, pertenecemos o pensamos como el sexo al que no pertenecemos biológicamente, afirman que tenemos una energía correspondiente al sexo al que no pertenecemos biológicamente.

¿Qué puedo decir como hombre homosexual pagano al respecto de esto? En principio, debería ser inocuo, incluso debería quedar como una de esas creencias que sencillamente no comparto, pero si vamos más allá de la religión, donde lo único importante, supongo, es la tolerancia hacia los creyentes, si analizamos estas afirmaciones como resultado de unos prejuicios sociales, o el impacto social que pueden tener, me resulta algo preocupante.

Lo primero y más evidente que hay que preguntar, obviando por completo la veracidad o falsedad de dicha afirmación, es la obvia, y ahora me voy a poner a lo Laverne Cox: ¿en qué puesto deja eso a los transexuales? ¿en qué puesto deja eso a los bisexuales? Y lo digo porque la otra vertiente que he oído a esa teoría, es que "tenemos ambas energías", por lo que deja otro interrogante a lo Edward Nygma respecto a los bisexuales y transexuales, que al parecer, no solo en la sociedad son ese gran elefante rosa en la habitación, también cuando se cambia de sala y entran en la religión, siguen siendo totalmente invisibles, negados o equiparados con los homosexuales. Y realmente, me parece algo muy feo. Me parece algo muy feo porque se quiera o no se quiera, equivale a decir que un bisexual es un homosexual reprimido o indeciso, y un transexual, "un maricón con tacones", como se solía decir allá por los 80s o 90s.


Lo siguiente, es determinar si la afirmación es auténtica. Para determinar eso, hay que preguntarse dos cosas: ¿cómo lo percibe un creyente homosexual? Y también hay que preguntarse qué define el género.

Respecto a lo primero, creo que depende del creyente. Honestamente, y voy a trabajar con la precisión quirúrgica de un ateo científico ahora, es que "percibir las energías" es algo subjetivo. Está sujeto a la subjetividad, si es que esas "energías" siquiera existen. Por lo tanto, aunque las estés "sintiendo", aunque existan, no es una ciencia muy exacta. Yo personalmente hay pocas veces en mi vida que crea haber percibido una energía espiritual o sobrenatural y que me atreva a asegurar que era algo real, así que aún menos me parece que yo o cualquier homosexual (o heterosexual) vaya rezumando "energía masculina" o "energía femenina". Y aunque lo percibas es algo que atenta contra la autopercepción y la identidad asumida de un individuo, lo cual es una de las cosas más sagradas que cada individuo tiene, y sinceramente, no creo que tengas autoridad moral ni que te convenga atacar esa parte de una persona.

En algunas ocasiones, incluso he llegado a leer cosas como que "solo hay que ver a algunos homosexuales", refiriéndose a que tienen "pluma" o "manerismos". Y aquí creo que hay que aclarar algo que debería ser obvio, pero que por alguna razón no lo es, y es que el rol de género es un constructo social, y que cuando un hombre hace algo que a ti te parece "femenino", para él puede ser su forma de ser (que casualmente, y no causalmente, coincide con lo que en su sociedad y época se considera femenino). Pero también los manerismos y la pluma son conjeturas. Y voy a poner el desagradable ejemplo que siempre odio poner (porque se vuelve a hablar del tema): yo mismo. Una persona que no voy a definir como me veo, pero si voy a decir algo objetivo, que es como me percibe la gente. Como me perciben aquellos que han tratado conmigo buen rato, que han visto videos míos, que han salido de fiesta conmigo, mi familia, mis amigos... una paleta de personas que se pelean entre sí, unos defendiendo que "apesto a la legua a mariconeo", hasta los que consideran que mi comportamiento y expresión corporal es más o menos "normal" o "neutral" (sea lo que sea eso), y que la otra parte son personas homocentristas que ven homosexualidad hasta en el blanco de las paredes (y se deba esta divergencia de opiniones tanto a que cada uno percibe las cosas de un modo personal, como a que yo cambie mi forma de comportarme según el momento, el ambiente, como me sienta, etc., es indiferente el motivo). Además, oyes a algunas personas hablar de lo que es la energía masculina y femenina, asemejándolas a roles de géneros socialmente construidos, afirmando cosas como que la energía femenina es empática, cuida y protege, entiende... y que esos son "atributos de los gays". Como homosexual, primero debo decir que marcar algo así como un "atributo gay" es una reverenda estupidez que se cura conociendo a alguien que no sea carne de ambiente. Lo segundo es: ¿nunca te preguntas si vino antes el huevo o la gallina?¿La "energía femenina" tiene esos atributos porque son atributos de la feminidad, o construimos esa creencia y al percicbir ese tipo de energía la etiquetamos como "femenina"?

Así que ten bien claro esto, por favor: el género no lo dicta el comportamiento, el comportamiento no es una manifestación de la energía que poseemos, y puedes estar viendo el que para ti es el hombre más femenino del mundo, y sin embargo ver a la persona más a gusto portando testículos que jamás verás. El cascarón no indica nada del interior. Parece increíble que tengamos que aclararlo a estas alturas, pero así es.

Por eso, este tipo de cosas, aunque dichas sin ningún tipo de maldad, creo que son dañinas. Son dañinas a nivel social porque sientan antecedentes más allá de la religión. Porque luego la gente se cree con la potestad de cambiar Tradiciones para que no sean tan "heteronormativas" en sus ritos de fertilidad humana-animal (como si no pudiésemos aceptar que aunque iguales en el mundo, cada cual tiene sus dones y el de fertilidad en el sexo homosexual, no es uno de ellos), de hablar de magia "adecuada para heterosexuales" y "adecuada para homosexuales", de "crear desbalances energéticos en un coven" por culpa del exceso de una energía debido a sus miembros homosexuales o de escribir libros sobre como hacer tus ritos más... gays, sea lo que sea eso.


Respecto a lo que define el género, pues ya he tocado levemente ese tema en el punto anterior (me enrollo mucho porque este tema me toca la fibra sensible y me molesta, y por eso necesito mascarlo todo). ¿Qué nos hace hombres o mujeres? ¿Genitales? ¿Energía? ¿Si conectamos con Dioses o Diosas? ¿Cómo lo sintamos a nivel mental e identitario? ¿Una combinación de todo? Realmente, si no se puede definir donde está el género, me parece absurdo defender que mi energía es más masculina o más femenina. En primer lugar, no puedes mostrarme que lo que sientes es real, en segundo, no puedes determinar si la dualidad de "masculina-femenina" es auténtica o una etiqueta humana social. Y en tercer lugar, no creo que tus percepciones, ni tus teorías, tengan más poder que la autoconcepción de un individuo sobre sí mism@.

En cualquier caso, y para ir concluyendo, parece que aquí pesan más los prejuicios que los hechos. Yo no solo puedo ponerme a mí de ejemplo (aunque sería más que suficiente, a pesar del esfuerzo de algunos por tenerme de "excepción que confirma la regla" cuando no lo soy), pero poniéndome de ejemplo, puedo decir que mi comportamiento fluctúa, que no siento nada "femenino" en mí (independientemente de si vosotros lo percibís o no), que estoy a gusto con mi cuerpo, que me sería traumático transformarme en mujer porque me siento hombre y no solo respecto a estar cómodo con mis genitales, que no conecto con más Diosas que Dioses, que no aprecio más a las Diosas que a los Dioses, que no tengo absolutamente nada en mi autoconcepción como individuo y como hombre o en mi vida religiosa que parezca más femenino o diferente a la de cualquier varón que practique mi religión o cualquier otra forma de politeísmo europeo.

Y ya podeis tirar los tomates y dar vuestra opinión (si quereis) en los comentarios. Esta no solo es mi opinión y no solo son mis teorías, también es mi experiencia. Una experiencia que el empeño por hacer de la homosexualidad algo diferente y único, tanto dentro de mi propio colectivo, como de aquellos que creen que es la reacción propia de quién me apoya, ha hecho que en general sea desagradable, o a lo sumo, frustrante y lleno de explicaciones sobre cosas que debieran ser obvias (como que me considero un hombre y deseo adoptar el rol que tiene cualquier hombre en mis prácticas religiosas). Pero bueno, opinión, teoría o experiencia, sigue siendo mía, siempre habrá voces de apoyo y voces disidentes, y me gusta escuchar ambas.

Que los Dioses os sean propicios.

2 comentarios:

  1. Muy de acuerdo contigo, me sienta fatal que la gente que no tiene ni idea de la homosexualidad hable de ella como si tuvieran una licenciatura. Además que la homosexualidad no es más que otra estúpida etiqueta del ser humano, que todo lo etiqueta y no se puede salir de esos cajones. Como si sólo se fuese homosexual o hetero. Yo creo que una persona no "es" sino "está". Quiero decir, la vida es lineal, sólo eres ahora, no eres la misma persona con 17 años que con 80, y la sexualidad es arcilla fresca, se va moldeando. Creo que hay muy pocos heteros verdaderos al 100% y muy pocos gays al 100% durante toda su vida, si la sociedad no apretara tanto y la gente no fuese tan cobarde de explorar sus deseos más internos y ahondara más profundo, la gran mayoría de la gente tendría sexo con ambos bandos. Quiero decir, es muy dificil que un tío que lleva toda la vida acostándose con mujeres descubra su parte homosexual si la reprime subconcientemente, es algo cultural. Yo no soy wiccano, practico brujería tradicional, de hecho escribí una crítica a la wicca en mi blog hace tiempo donde uno de los puntos era la división del cosmos en femenino y masculino. No tiene sentido, es equiparar el cosmos a imagen del ser humano, cuando en la naturaleza lo más normal es el hermafroditismo, la reproducción asexual, la bipartita, la homosexualidad... y por último la sexual. Y lo siento mucho, pero la única rama de magia prerromana que sigue existiendo en la actualidad es el chamanismo, donde los homosexuales son considerados seres especiales con un gran poder al tener la capacidad de percibir la totalidad de la sexualidad humana, y la capacidad de transmutación. Muy buen blog, ¡Sigue así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Estoy de acuerdo contigo en que la sexualidad no es algo binario, aunque no me atrevo a dar porcentajes. Si es cierto que el comportamiento homosexual en el mundo salvaje tiende más a la bisexualidad que a la homosexualidad/heterosexualidad exclusiva.

      Respecto a lo de la Wicca/Brujería tradicional, son términos muy ambiguos que a veces son separados como cosas diferentes y otras como equivalentes, y a veces como algo exclusivamente Gardneriano, otras que no, en fin, yo en eso no me meto.

      Respecto a lo del chamanismo, no estoy del todo de acuerdo, aunque los métodos puedan cambiar, las bases (o el sistema) puede conocerse. De hecho, el chamanismo tradicional está tan extinguido que pongo bastante en duda a los que dicen practicarlo (y aunque haya un linaje, dudo de que esté incorrupto). No obstante, como afirmo en el artículo, yo personalmente no creo que la homosexualidad tenga ningún tipo de consecuencia ni esotérica ni mística (ni tampoco creo que sea consecuencia de nada de eso).

      Sobre los chamanes homosexuales, sin embargo, si mal no recuerdo, esos casos es en tribus norteamericanas, no recuerdo que haya constancia de cosas así en culturas mesoamericanas, o entre el pueblo sámi, o el siberiano, si no es así, estaría agradecido de ser informado xD.

      Un saludo (y gracias de nuevo).

      Eliminar