domingo, 23 de noviembre de 2014

Concierto Eluveitie + Arkona + Skálmöld


Hoy quiero hablar de una experiencia personal, una que no es "pagana", "espiritual", "mística" o "religiosa", per se, pero que para mí, lo fue. Se trata de un concierto en Barcelona, en la sala Salamandra 1, el 3 de Noviembre de este año 2014, un concierto que para mí fue "una experiencia religiosa" (guerrera y chamánica, si queremos tildarle algún tipo de etiqueta), tal vez por lo que me gustan los grupos que fui a ver, tal vez por lo amante que soy de la música, o tal vez porque practicando una religión nativa europea, la música tan hundida en las raíces de nuestros antepasados me provoca espasmos en el alma, pero siendo los grupos fuerzas eminentes del conocido como "Pagan Metal" y "Folk Metal", y queriendo expresar esta experiencia y no teniendo un blog personal, creo que este blog es el sitio más adecuado.

Antes de empezar con el concierto, creo que es importante recalcar qué estilo tocan, quienes son y muy importante, de donde son estas bandas (ya que su país determina el contexto musical y lírico). Empecemos de los teloneros secundarios y vamos subiendo.


Skálmöld, honestamente, no tengo ni pajolera idea de quienes son, los conocí allí. No tengo ninguna foto de ellos por esa misma razón. Skálmöld vienen de Islandia, país del que no conozco muchas bandas, pero que generaron a los legendarios Týr. Hace una especie de Viking Metal Melódico, con bastante teclado, sonido épico y letras que versan sobre mitología escandinava y la poesía islandesa. Según Metal-Archives y Wikipedia, el término Skálmöld se traduciría como "Era de las Espadas" (Age of Swords), y es una referencia a una guerra civil entre clanes familiares en la historia de Islandia.

Personalmente, es un grupo que no me dijo nada especialmente. Sí, son muy épicos y muy melódicos y claman a un buen concierto, pero sinceramente, no tienen nada especial. Suena como cualquier otro grupo de Viking Metal con teclados podría sonar, con melodías y guitarras que recuerdan a cánticos nórdicos (entrecortados, sería la definición que les daría), y en mi opinión, demasiado inspirados en Týr en algunos aspectos. Un buen grupo para abrir boca, sin más.


Una vez acabamos con Skálmöld, pasamos al siguiente telonero, y uno de mis grupos favoritos, no solo de este género, sino de todos los tiempos: los eslavos Arkona.


De Arkona habría mucho que decir, empezando porque tienen una característica frontwoman capaz de emitir desgarros vocales, que es algo que sorprende cada vez menos, pero sigue sorprendiendo.

Arkona es una banda rusa, de Folk Metal Eslavo que siempre se ha caracterizado por dos cosas: el uso de instrumentos folclóricos propios de la Europa del Este, con unas melodías que si bien conservan el elemento Metal, se doblega bastante en muchas canciones al ámbito Folk, creando melodías que recuerdan excesivamente a la música medieval eslava, y que es bastante bailable, recordando incluso a estilos como la polca. El otro elemento que les caracteriza, es que al menos hasta el penúltimo album, Slovo, el grupo (o al menos Masha Scream, su vocalista, junto con su marido Lazar, guitarrista del grupo, se declaran practicantes de Rodnovería (esto es, para quién no lo sepa, la religión nativa eslava -o en términos más técnicos, reconstruccionismo pagano eslavo-). De ahí que muchas canciones no hablen de valientes guerreros que van a batalla, sino que sean cánticos a los Dioses y las Tradiciones de Europa del Este, y que tengan un enorme componente emocional.

El nombre de Arkona (Аркона, en cirílico) proviene de una ciudad fortificada, que ahora pertenece al Estado Alemán, situado en lo que hoy es Cabo Arkona, en la Isla de Rügen, y es una ciudad-fortaleza eslava que fue el último bastión de resistencia al cristianismo, el último territorio de los eslavos en convertirse a la Nueva Religión, además de ser donde se encontraba el santuario del dios eslavo Svantevit.

Como curiosidad, diré que el multi-instrumentista folk de este grupo usa varios instrumentos tradicionales de viento, entre ellos, la gaita gallega (definida como tal, en castellano, en sus acreditaciones, al menos las que yo he visto, no afirmaban que tocase una "Galician bagpipe", sino "Gaita gallega"... y me mola, jajaja).

Arkona como actuación, estuvo genial. A pesar de que fui con la premisa de que su último album, Yav, no me gusta demasiado (no le encuentro la concordancia entre las melodías y el ritmo de las voces, es todo muy místico y yo no le cojo el ritmo, sinceramente), puedo decir sin tapujos que para mí fueron los mejores del evento, porque su música, como dije, aunque no deja de ser Metal, puede tocar el alma de un pagano nativista (como yo). Estuvieron sublimes y no dudaré en volver a verlos cuando vuelvan.


Y por último, paso a presentar a Eluveitie.


Los suizos Eluveitie, sí, provienen del país donde está el origen de la cultura de La Tène, y se definen como New Wave of Folk Metal, que no es otra cosa que Folk Metal con una base en el Death Metal Melódico (de corte sueco) en lugar de en el Pagan Metal, el Power Metal o el Black Metal, como es lo común en estos géneros. Sus letras, sin duda, indagan en las raíces galas, especialmente en los helvecios (el conjunto de tribus que habitaron esa zona, considerados de forma genérica como parte de la Galia). Tocan múltiples instrumentos tradicionales tanto pre-medievales como post-medievales (como gaitas, bouzouki irlandés, flautas, arpas, zanfona, violín...) y tiene como característica que, al menos desde su segundo album, Slania, sus letras están repaldadas por enormes investigaciones y teorías sobre los galos. Sus temas, tratan desde la espiritualidad y las tradiciones galas (confirmadas o teorizadas por expertos con evidencias arqueológicas) hasta eventos como la caida de Alesia, las Guerras Galas o personajes reseñables como Vercingétorix. En su último album, Origins, como su nombre indica, indagan los orígenes, tanto de los posibles mitos de creación que pudieran tener los galos (que según autores romanos, mediante la Interpretatio Romana, afirmaban descender de Dis Pater), a la fundación de diversas tribus, países o ciudades, o la creación del Cosmos.

Eluveitie es, de acuerdo con el letrista y frontman Chrigel Glantzmann, una expresión en galo que significa "El Helvecio" transliterada a etrusco de "(h)elvetios".

Como curiosidad, cabe decir que la profundidad de conocimientos del mundo celta de Chrigel es tal, que no solo es uno de los pocos extranjeros en conocer que los celtíberos existieron, y los pueblos celtas en la Península Ibérica eran muchos (en Portugal se les ha visto preguntar si sabían que su tierra tiene un pasado celta, lo cual puede resultar ridículo, pero lo cierto es que muchos ignoramos el pasado céltico de la mitad o más de la Península Ibérica, creemos que no existió, que es una fantasía o que quedó reducido a Galicia y Asturias, y es muy triste), sino que además es capaz de hacer historia, arqueología y mitología comparada con los celtíberos para sacar conclusiones sobre los galos, del mismo modo que nosotros hacemos con galos e irlandeses para sacar conclusiones sobre los celtíberos. Así que honestamente, como una persona que me considero celtíbero en mis raíces y en mis creencias religiosas... veo en Chrigel un amigo nuestro, alguien que con solo haber puesto en el libreto de su último album la palabra celtíberos para comparar las pieles de lobo de los "heraldos" celtíberos con la piel de lobo que porta el dios galo Sucellos, ya hace mucho más por dar a conocer a la comunidad internacional nuestra existencia en el mundo celta, porque sí, para gran parte de la comunidad, no existieron nuestros antepasados.


Y bien, una vez presentadas las tres bandas, creo que en un profundidad innecesaria (pero dado que es mi primer artículo sobre Pagan Metal y Folk Metal, pues me doy el gusto), pasamos al concierto propiamente dicho, que irá aderezado con algunas imágenes, también.

Concierto de Skálmöld:

Pues como he dicho, ni les conocía, ni tienen nada muy especial, y yo, como hacía años que no iba a un concierto y quería ser más papista que el Papa, empecé a agitar la cabeza (pues la melena me la corté hace años) de forma muy temprana, incluso con estos tíos. Eso sí, todo sea dicho, prefería beberme la cerveza a agitar la cabeza con ellos.

Un concierto bueno, correcto, sin errores, con energía e himnos que evocaban a guerreros yendo a la batalla espada en mano. Supongo que para los fans del grupo, sería un concierto genial. Para mí, bueno, fue un aperitivo aceptable, sin más.

Concierto de Arkona:

El concierto de Arkona me creaba mucha expectativa, pues conocía al grupo, conocía muchas canciones, había visto el DVD Noch' Velesova (Noche de Veles) y encima, esperaba hacer mi primer wall of death, pues sé que hacen siempre uno en la canción Stenka na Stenku por el contenido de la misma.

¿Sabeis qué es un wall of death (muro de la muerte)? Es cuando en un concierto, el grupo divide al público en dos bandos, y a la señal (o cuando el ritmo de la canción estalla), ambos corren el uno contra el otro e impactan, generando un enorme pogo o moshpit. Si no sabeis lo que es, aquí os dejo un ejemplo con el grupo NeaeraNeaera - Armamentarium Live at Wacken 2007 DVD.

Y voy a ser honesto con vosotros: Arkona es un grupo a veces de sonido difícil. Entre eso, y que su último album no me entusiasma, lo cierto es que no me quedé con toda la lista de canciones, solo las que me gustaban y reconocía. Masha Scream salió con todo su poderío, con su tradicional piel de oso enroscada y hablando inglés (ahora que se maneja con él porque se han hecho famosos -y sí, yo era de los que los conocía cuando no los conocían ni sus abuelas-), animando al público, el cual, honestamente, me dieron vergüenza ajena (ya contaré por qué).


Bien, en cuanto a canciones, tocaron Goi, Rode, Goi!, uno de sus grandes himnos, que da título a uno de sus discos estrella. La tocaron con la maestría y energía que corresponde, y debo decir que los desgarros vocales de Masha no se resienten para nada en directo. Como es una de mis canciones favoritas, grabé un par de trozos, tanto del comienzo como del cántico a Rod. Evidentemente, ninguno de los videos tiene especial buena calidad de imagen y de sonido (de hecho, el sonido tiende a colapsar por el volumen de los altavoces), pero menos da una piedra.

videoGoi, Rode, Goi! I

Goi, Rode, Goi! II video

También tocaron Zakliatie del penúltimo album, una canción con un ritmo folk muy marcado en su estribillo, donde realizan una especie de cántico, y es muy entretenida.

videoZakliatie

También tocaron, como no, uno de sus himnos más emotivo, Slavsya Rus', una canción folk, relajada, emotiva y evocadora, como un himno a la tierra nativa, que comienza con la propia Masha tocando una especie de tambor de piel de animal (seguro que el instrumento tiene nombre propio, pero... no lo conozco). En este caso, esta canción me ha hecho llorar en varias ocasiones, así que también grabé dos pequeños pedazos: el inicio con el tambor, y parte del trozo cantado. Una canción que puso la piel de gallina a todo el que siente la tierra, y no solo se ha apuntado a este carro por la música (o por la moda, porque sí, igual que he criticado que se use la moda como excusa para quedar guay, tengo claro que ha dado una moda increíble con este género, que sacaron a unos Eluveitie y Arkona de un absoluto anonimato solo corrupto en sus propios países y la escena underground, y los ha convertido en superestrellas ahora, y creedme que me alegro por ellos, pero no por las fashion victims).

             video Slavsya, Rus' I

              video Slavsya, Rus' II

Por supuesto, tocaron Stenka na Stenku, una canción del album Slovo, single de este, que trata sobre un juego que se realizaba entre eslavos con el mismo nombre, y que si no me equivoco significa algo como muro con muro, en el que dos filas de hombres se abalanzaban los unos con los otros en un combate a puños desnudos. Era un deporte practicado para honrar al dios de la guerra, Perún, y que se creía que endurecía a los jóvenes. Por ese motivo, suelen hacer un wall of death en esa canción. En esta canción, fue uno de los momentos que como persona ibérica (no me voy a poner con el tema de los paises porque paso tres kilos) pues pasé vergüenza ajena, porque tenemos esa mentalidad de vagos por la cual, al contrario que casi todo el resto de Europa, no tenemos una pajolera idea de inglés, porque no nos meten nivel. ¿Qué nos ocurre? Que cuando vamos a un concierto y no nos enteramos ni de jota, en vez de esforzarnos un poco para el siguiente, lo solucionamos todo con el mismo sistema: gritar "yeeeeeeeeeees!" sea lo que sea que hayan dicho. Entonces, "yeeeeeeeees!" fue la respuesta a la pregunta "are you ready for a wall of death?!". Claro, la gente gritó que sí muy enérgica sin tener ni zorra de lo que decía, por lo que no se movió ni el Tato. Masha tuvo que quitarse un segundo la melena de la cara (cuando entra en trance le cae sobre la cara y ya no hay Dios que le quite la melena de delante, es un misterio como el sonido alcanza el micro) para reprendernos con un "are you sleeping, my friends?", repitió la pregunta y ya por fin, se preparó el wall of death.

Debo decir que venía mentalizado para tal acto, pues si la iniciativa es grande, es difícil huir de ella si cruza toda la sala, yo estaba en primera fila del centro y me pilló en todo el cogollo. Ahora, puedo decirle a mi familia, mis amigos y mi Arestala, que sobreviví a un wall of death, y orgulloso de ello. Esa canción fue un moshpit gigantesco, y me llevé un buen saco de golpes, aunque deberíais ver a los otros...

P.D.: debo añadir que esta es una práctica que me fascina, porque vas dispuesto a romper caras, y aceptando que te la pueden romper, pero luego hay normas no escritas de asistir enseguida al que se tropieza y cae, de sacar del embrollo a las personas pequeñas o los más pequeños, etc. Es una violencia muy amistosa, en serio.


También tocaron Chado Indigo (Niño Indigo), del último album, la única que me provocó buena impresión de ese album, y bueno, ahí fue cuando entró en trance máximo y empezó a cantar mirando al cielo y se perdió en la inmensidad.

La otra canción que les recuerdo, es Yarilo, una de las canciones más animadas de este grupo, dedicada a la joven deidad de mismo nombre, y cuyo ritmo me cautiva sin remedio (es su canción de baile por antonomasia, Masha suele bailar al principio de la canción enlazando brazos con su marido, y podreis comprobar tal cosa por el movimiento de mi cámara, que yo también estaba bailando y saltando).

                                  videoYarilo 

Y ahí acaba mi reseña/recapitulación del concierto de Arkona. Un concierto genial, bien ejecutado, enérgico, emotivo y con una apelación implícita a las raíces eslavas de sus componentes (que debo decir que los cultos eslavos son los que, después de mi propia religión y la de mis hermanos celtas, me parecen de los más interesantes y hermosos).

Para que no todo sea perfecto, decir que me faltaron algunas canciones: creo que  Leshiy, Zimushka y Liki Bessmertnykh Bogov deberían ser material obligado en el repertorio de Arkona, por lo demás, perfecto. Ni siquiera nos ahogaron con canciones nuevas, tocaron unas pocas y el resto fueron grandes éxitos.

Concierto de Eluveitie:

Bueno, decir que Eluveitie también hicieron un concierto casi impecable, y con varias cervezas, lograron que me metiese en varios moshpits (y también hicieron un wall of death, a falta de walls of death en mi vida, los dos primeros el mismo día, ale), y que me golpease el pecho hasta hacerme un hematoma de tamaño considerable (es mi forma de expresar algo que siento, los cristianos se santiguan, yo me golpeo el pecho porque se considera que así pudieran ser los aplausos de los guerreros antaño). En fin, lo primero es que sé perfectamente qué canciones tocaron Eluveitie, no solo porque me resultan más fáciles de reconocer, sino porque unos colegas muy agradables que conocí tras el concierto me pasaron una foto del tracklist que encontraron (donde tenían apuntado lo que tenían que decir en español, superdivertido). Os lo dejo:


Empecemos por el hecho de que debería haber conocido algunas grandes canciones del último album mejor. En concreto, hablo de From Darkness, Carry the Torch, Inception, The Silver Sister y Vianna. Son canciones geniales que ahora aprecio y antes no lo hice.

Bien, lo primero que hay que recalcar, es el esfuerzo de hablar castellano y catalán. Estoy bastante seguro de que procuran lo mismo con las lenguas de cada país al que van, pero aún así se agradece el esfuerzo. Así que ahora vamos por canciones.

Empezaron, claro, con el primer single del último album, King, una canción que adoro, y que versa sobre la fundación legendaria de Milán por y figura semi-mitológica de Ambicatus, rey de la tribu de los bitúriges. Una canción con fuerza y pegadiza a la vez, una buena elección para empezar.

                                       videoKing

Luego vino Nil, que estaría todo lo bien ejecutada que quieras, pero como la mayoría del album Everything Remains As It Never Was, no me convence en absoluto, así que no puedo comentar nada sobre esta.


Tras esto, vino la genial From Darkness, que lidia con la posibilidad de que los galos contemplasen el origen del mundo desde el Antumnos (término galo para el Inframundo), y por tanto, desde la oscuridad del Dis Pater galo (usualmente identificado como el dios ctónico Sucellos), y asemejando el útero a la matriz oscura de la que procede el cosmos... una canción plagada de flautas que no esperaba que me fuese a gustar tantísimo. Sublime.


Carry the Torch, canción que continúa la historia de King, y cantada enteramente en galo (menos mal que me pillé la versión digipack del album donde te explica cada canción). Lo cierto es que no me entero de un carajo, pero la canción, sobre todo en su estribillo, es rematadamente bailable, y es otra canción a la que no estuve pendiente y ahora es de mis favoritas.


La siguiente parada es Thousandfold, canción sobre las incursiones romanas en la Galia, y que es una de mis canciones favoritas de su discografía, si bien pertenece al album que más odio. Aquí tengo un pequeñísimo trocito con una calidad pésima que cuesta de reconocer, pero os lo dejo:

                  videoThousandfold

AnDro fue con la canción que continuaron, una canción instrumental de la que miles de músicos "celtas" han hecho su versión, y Eluveitie no podían ser menos. Esta canción es típica en la Bretaña francesa y es uno de los himnos musicales bretones más conocidos, junto con Trí Martolod, cuyo ritmo da la base al estribillo de la famosa Inis Mona.


                                      video AnDro

El concierto continuó con Sucellos, canción dedicada a esta deidad, una deidad infernal que porta un mazo largo y un caldero, así como una piel de lobo. Su nombre se cree que se traduciría como "El Buen Golpeador" y que esto se debe a que golpearía la tierra para fertilizarla y permitir el crecimiento de la vegetación. Se le considera por la mayoría de historiadores, el Dis Pater galo por compartir rasgos ctónicos y quedar constatada su importancia a través de toda la Galia. Un tema intenso y brutal como el estallido de una estrella.

Entonces llega The Call of the Mountains, el segundo single, una bella canción a voz femenina sobre los Alpes. Pero lo interesante es que la cantante y zanfonista, Anna Murphy explica que preguntó que significa The Call of the Mountains "in catalun", y le respondió que era "La Veu de les Muntanyes" (La Voz de las Montañas), aunque realmente es "la llamada", no "la voz", pero bueno. El caso es que la señorita Anna se atreve y arriesga a cantar la frase dentro de la canción en catalán. También preguntaron, al ser un tema multi-lingüístico, en qué idioma queríamos oirlo, si en inglés o en alemán suizo, que es su lengua materna. La gente por alguna extraña y jodida razón votó por el alemán (a pesar de que el que se la supiese, se la sabía en inglés de seguro). Pero con la frase del estribillo en catalán xD.

                                     video Pre-The Call of the
                                                                                                                             Mountains

La verdad es que a pesar de todo, la canción continuó siendo una preciosidad y un himno que poco olvidaríamos, pues aunque al contrario que Arkona, Eluveitie no evoca al alma como lo hacen los rusos, esta sí es una de las canciones que te remueven algo, que suena personal.

        
                                     video The Call of the
                                                                                                          Mountains
 
Omnos, de su album más tirando al folk puro, a la música acústica y al Folk Rock, llamado Evocation I - The Arcane Dominion. Esta canción, también escrita en galo y cuyo título creo que significa "Miedo", reinventa el cuento de Caperucita Roja y el Lobo Feroz en una historia de amor truncada. Contra todo pronóstico (pues no es precisamente el disco favorito de los fans), la canción levantó pasiones.

                                     videoOmnos

Tras Omnos, vinieron The Nameless (dedicado a ese dios sin nombre mencionado en alguna que otra fuente grecolatina) e Inception, dedicada al concepto de la inmortalidad del alma de los galos, según un texto de Lucano. Dos canciones que tienen la virtud de tener un elemento increiblemente agresivo, pero también muy céltico, por lo que me enamora por metal y me enamora por celta.


Entonces, otro momento de vergüenza, pero solo un poco porque era una pregunta fingida (o sea, daba igual nuestra respuesta). Chrigel nos dice que ahora es cuando decidimos que canción de trabajos anteriores queremos escuchar. Adivinidad la respuesta: "yeeeeeeeeeeeeessssssssssssss!"... en fin. Al final, cogen y dicen que van a tocar Kingdom Come Undone, otra canción de "ese" disco, que no me llama mucho la atención. Volví a pasar vergüenza ajena, pero cuando vi que la canción estaba ya decidida, como que decidí pasar del tema.

Tras esto, llega The Silver Sister, otra de esas canciones que tienen la virtud de enamorarme por agresiva pero con mucho folk. Además, su letra me captura, y las guitarras llegan a tener momentos deliciosamente awkward (en plan "esto no pegaba en este pedazo de la canción"). La verdad es que es una canción buenísima y que todos aman, no sé por qué no hicieron single de ella, pero hay una camiseta que quiero.


Proseguimos con Vianna, otra de las canciones que no tenía conocimiento de lo buena que era. Esta canción, cantada principalmente por Anna Murphy, re-inventa el mito de sabor helenístico sobre la fundación de Viena, en base a un teónimo de patrona que, al parecer, es Vianna. Una canción muy mística que hace las delicias de los paganos como yo.

A Rose for Epona, un clásico a voz de la zanfonista de nuevo, single del album Helvetios, que es cantada desde el punto de vista de una mujer helvecia que reprocha a su diosa (Epona) que les haya abandonado. Creo que fue la primera canción cantada por Anna Murphy que se volvió casi un fenómeno de masas, y no es para menos.
 
                                     videoA Rose for Epona

Quoth the Raven, otra de las canciones de aquel fatídico disco que resulta rescatable, me encantó oirla.


Empieza la locura final, con Havoc. Una canción sobre las "expediciones punitivas" a la Galia, una canción violenta y disonante (y aun así con una agradable flauta que le sigue), un grito de desesperación con sangre en la boca que genera favoritismo entre los más metaleros.

      videoHavoc 

Tras Havoc, se suponía que el concierto se terminaba, pero algunos somos casi veteranos, y sabemos que eso de irse sin más, es pura patraña, jajaja. Así que esperamos mientras le regalábamos el ego. Como no, volvieron con el himno (pero no single, nadie sabe por qué) del penúltimo album, Helvetios. Una canción potente, mucho más enfocada al Pagan Metal, con letra de resistencia y exaltación de las raíces. Una gran canción.

                                    videoHelvetios

Y para finalizar, pues la canción que prácticamente todos esperan, el himno y single de su segundo album, titulada Inis Mona, por Anglesey en Gales, un lugar asociado a los druidas, y donde supuestamente estaba la escuela druídica de más prestigio (si mal no recuerdo). Un himno que muy tranquilamente, puede ser el que empezó esta fama internacional que rodea a Eluveitie, una canción que fue cantada, coreada, saltada y de todo.

                                   videoInis Mona

Y con esa canción, se clausuró el concierto, un concierto sublime, enérgico, emotivo, espiritual (para algunos) y también melancólico, para mí, pues el miedo a mis acúfenos me alejaron de los conciertos durante varios años y la verdad, no he podido disfrutar más de lo que he disfrutado, después de pasar dos años con la espinita clavada de haberme perdido a Eluveitie y a Arkona cuando vinieron un Octubre, muy, muy cerca de mi cumpleaños...

En definitiva, tras cerrarse el concierto, hicimos las necesidades pertinentes, y nos dirigimos a la tienda de merchandising, en la que ya me había asegurado con la vendedora de productos de Eluveitie que seguiría abierta un rato tras finalizar el concierto, y me compré dos camisetas: una del Origins World Tour, con las fechas europeas (las primeras) en la espalda, y una camiseta de Arkona que no sé qué representa, pero que mola un huevo (incluso un señor cuarentón me hizo quitarme los cascos en Barna un día mientras bebía para sobrevivir al día, para preguntarme donde había comprado la camiseta porque "los símbolos de la espalda molan un montón").






Tras eso, tuve un pequeño problema averiguando qué hacer con mi vida (pues me alojaba en casa de mi gran amigo Paco, al que le agradezco muchísimo su hospitalidad, en Tarragona, y no había forma de volver a esas horas), al final foto con un par de miembros, juntarme con amigos y tal.


Como dije, una noche estupenda. Gracias a los colegas que me conocí y me acompañaron en el concierto, que me esperaron y me invitaron a cervezas, y a los que conocí después, que me hicieron compañía gran parte de la noche.

Volvería a repetir experiencia, y de hecho, es posible que lo haga muy, muy pronto.

Gracias por aguantarme (si has llegado hasta aquí), pero realmente necesitaba reseñar este concierto, porque la experiencia fue, a falta de un término mejor, mágica.

Slania!

No hay comentarios:

Publicar un comentario