martes, 2 de diciembre de 2014

Salduie - Imbolc (Crítica)


De nuevo, voy a por un artículo que no versa directamente sobre paganismo, ni religión, ni religiones nativas europeas, pero que para mí, desde mi punto de vista personal, desde mi sistema emocional, pues se interrelaciona mucho: música. Y como no podría ser de otra manera (aunque en realidad sí), vuelvo al Folk Metal. Pero esta vez, no necesito irme a Suiza, Rusia o Islandia para hablar de Folk Metal, y es que ayer recibí el album Imbolc de los zaragonazos Salduie, una formación folk metalera de allí de las cuales hasta hace poco, solo había escuchado una demo que no me había convencido demasiado... hasta que desde diversas asociaciones arqueológicas y patrimoniales de España, y desde la propia página de Facebook de Céltica Hispana, me encontré compartido y en promoción un lyric video de esta banda, y una canción que desconocía que iba al título de "Numancia", y honestamente: no pude quedar más prendado.

Así que lo que aquí procede, es una crítica del album, que de hecho la voy a ir escribiendo mientras escucho por primera vez el album (a excepción de los tres temas que se han subido a Youtube), ya que pienso que hay que apoyar el producto nacional y territorial ibérico (en general, incluso cuando te topas con capullos fachas que te escupirían a la cara como ******), y más cuando es bueno.

Bueno, a modo de introducción (y para que este artículo tenga un poco más que ver con historia y paganismo y sea algo didáctico), decir que Salduie es una ciudad íbera (no celtíbera, íbera), documentada en monedas íberas con caracteres íberos (sí, muy íbero todo), y también documentada como "Salduvia" por Plinio el Viejo. El album se compone de 11 canciones, de las cuales 2 de ellas son instrumentales. Quiero pedir disculpas por mi ignorancia, pero aún no tengo mi oido hecho a casi ningún instrumento tradicional, así que en principio, los instrumentos de viento los definiré como "gaita" o "flauta", aún a sabiendas de que son mucho más específicos. Lo mismo va para los instrumentos de cuerda y "guitarra". Hay que tener en cuenta que soy un consumidor de música, pero no músico. Empecemos.

El album abre con Iber, un título que hace referencia al río Ebro (cabe destacar, por si no lo sabeis, que los ríos era uno de los elementos sagrados de nuestros ancestros, considerándose deidades o morada de deidades, y generando los teónimos -nombres de dioses- innumerables hidrónimos -nombres de masas de agua-). Es un tema instrumental, acústico y muy corto, que empieza con el sonido del cauce de un río, continúa con una guitarra acústica, y un armonioso, alegre y primaveral ritmo de flauta. Un tema agradable al oido.


Continuamos con el tema que da nombre al album, Imbolc, nombre de una festividad irlandesa dedicada a Brighid y que hace referencia a la lactancia de las ovejas, y que por lo que leo, hace referencia a un mito indo-europeo sobre la hibernación del oso (que yo desconozco por completo). Imbolc es un tema poderoso, con un ritmo contundente y una gaita desgarradora que cantan al renacer de la Primavera, y que combina una voz heavy limpia mayoritaria, con coros y pequeños trozos de voz rasgada semi-gutural. La canción sigue una estructura fija y común, con un pequeño descanso a la tralla allá por el final, antes de los últimos estribillos, donde hay un pequeño cántico muy básico, sin excesiva instrumentalización, y un pedazo instrumental con la gaita como protagonista. Un tema, como he dicho, poderoso, intenso, que hará las delicias de los que disfruten del Metal tanto o más que del Folk. Uno de mis temas favoritos.

El tercer tema es A Brindar, una canción festiva y alcohólica, con ritmos animados de guitarra y un ritmo vocal de igual modo, una canción que personalmente me agrada pero no me entusiasma porque me recuerda un poco a Mägo de Oz, con un uso absoluto de voz limpia y coros. Una canción "típica" de tabernas, alcohol, mujeres y el final de una batalla.

Se sigue con Pyrene, el nombre de una princesa que según una leyenda de sabor heleno, dio nombre a los Pirineos. En esta canción, hay una reinterpretación total del mito, al parecer basándose en un texto de La Guía de la España Mágica, por la cual Gerión persigue a Pyrene, y no Herakles, y donde Herakles es el heroe. En este tema, se hace una narración, en la que la voz limpia es el Narrador, la rasgada es Gerión y al final, hay algunos coros narrativos también. La canción abre con un sonido de flauta, y estalla el resto de instrumentos, si bien es cierto que la canción no es excesivamente rápida (aunque en el interludio instrumental del final, se acelera).

Ahora es el turno de La Senda del Cierzo, título que ya publicaron en su single de 2013 de mismo nombre, que trata sobre el cierzo, un viento fuerte propio del Valle del Ebro, y con una fuerza digna de haber sido mencionado por diversos autores grecolatinos, que fueron quienes dieron nombre a este fenómeno (lat. circius). Este está regrabado y bueno, los que lo hayais escuchado, ya lo conoceis. Es una canción con una gaita que honestamente, me recuerda bastante a Hevia (y es un cumplido). Una canción con sonido épico y de tintes legendarios, con unas baterías densas, pero una gaita y voces ágiles y de nuevo, combinando voz limpia y desgarros.


El turno de la 6º canción, la segunda instrumental Cutios. Cutios, es según el Calendario de Coligny (calendario lunisolar grabado en bronce, escrito en caracteres latinos y lengua gala), el 6º mes del año (y Cutios es, inteligentemente, el 6º tema del album). Es un mes que caería entre Marzo y Abril, y por etimología comparada con el irlandés, se cree que "cutios" podría significar "lluvia". Y así, este tema, que aunque instrumental, nada acústico como el que abre el album, empieza con el sonido de lluvia. Continua (sin cesar la lluvia) con una intro de flauta (creo que es un tin whistle, pero no me pegueis si me equivoco), y que de pronto revienta en un tema poderoso, con unas baterías que golpean el pecho como si las legiones romanas se acercasen, golpeando los platillos como si Dercetius fuese a arrancar el azul del cielo y lanzarlo contra la tierra, y que continua con altos y bajos de flauta y su andadura épica. Un tema que disfruté como un enano (y no es para nada habitual que me gusten los temas instrumentales dentro del Metal).

Ahora es el turno de Devotio, que hace referencia al acto social y religioso de la Devotio Ibérica*. Esta canción es una de mis favoritas. Es muy fuerte, pero con muchas raíces en el uso de los instrumentos folk. La canción va a voz limpia y rasgada, y pone voz a un devoti que lucha para mantener su pacto y que acepta la muerte por llegar. El tema tiene un ritmo continuado y muy poco entrecortado, y la voz da un tono muy épico. El estribillo parece sacado de una epopeya legendaria, haciendo referencia a animales sagrados de nuestros antepasados (buitre, lince y toro). Thumbs up por esta canción.

*Acto de vinculación social por vía religiosa que durante mucho tiempo se consideró propio de íberos por una referencia de Plutarco, aunque las evidencias de que muchos pueblos de la Celtiberia histórica tenían esta forma de vinculación empezó a ser abrumadora, hasta el punto de creer que parte de la defensa de Numancia, y los guerreros suicidados tras la rendición, eran devoti (guerreros vinculados por la Devotio). La Devotio Ibérica era una forma de clientela militar, comparada a los soldurii galos y los comitatus germanos, pero mucho más fuerte y vinculante por lazos sagrados, que exigía que si el jefe al que los Dioses invocados te vinculaban moría, el suicidio voluntario (probablemente con un ritual programado, de forma similar al harakiri japonés) era la única forma de mantener el honor.

La canción Caelia es en referencia a una bebida numantina (una cerveza caliente) a la que un autor romano hace referencia que, ya famélicos por el asedio de Numancia, tomaron antes de lanzarse embriagados a la batalla final. Además, desde el descubrimiento de una cerveza psicoactiva en la necrópolis vaccea de Las Ruedas, se cree que la caelia pudiera llevar algún tipo de psicoactivo, pues parece más embriagadora de lo que debiera. La canción es una canción muy rítmica y evocadora. No es metal: tiene cuerdas acústicas, flautas y cánticos festivos y de brindis y celebración antes de la batalla final, pues cada subida en el tono de voz, cada nota de flauta, cada tensión de una cuerda, es un canto de un ancestro caído. Otra de mis canciones favoritas.

Numancia, canción que hace referencia a la ciudad de Numancia y su asedio por parte de los romanos, lo que supuso (si no recuerdo mal) el final de Las Guerras Celtíberas. Ya he comentado esta canción infinidad de veces: es una canción épica y poderosa, con una letra acorde a esta, sonidos de gaitas de guerra y una combinación entre una voz limpia de bardo de batalla y el desgarro del último aliento de un guerrero dispuesto a la muerte, equilibrando perfectamente el poder del Metal y las épicas raíces del Folk pagano, recordando a nuestros antepasados numantinos.

Nos acercamos al final, con el penúltimo tema, Caído en Batalla, otra canción de tipo Caelia, una que tira más al medio tiempo, con una flauta (y una letra) melancólica, la de un guerrero que ha sido tomado esclavo por los romanos y llevado fuera de su hogar.

Para finalizar, tenemos otro tema regrabado, Hidromiel, título que hace referencia a una bebida obtenida de la fermentación de agua y miel (según autores más liberales con el término, de cualquier bebida hecha con miel, incluyendo vino y cerveza). Este tema, es otro tema alcohólico y festivo en referencia a los vikingos (que es con quién más se asocia la hidromiel, aunque no sea una bebida propiamente escandinava). Un tema rapidito, animado, nada diseñado para "echarnos", al contrario: alcohol, ebriedad y guerreros, los estandartes de Salduie. Personalmente no es el tema de la demo que yo hubiese rescatado, pero aún así es muy buen tema.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Y ya está repasado el album Imbolc, un album variadito, con temas para todos los gustos, con un buen sabor a Folk de guerra y alcohólico, que a ratos puede llegar a recordar a otros grupos como Eluveitie (en sus canciones más poderosas) o Korpiklaani (en sus canciones más festivas). Con sus más y con sus menos (como todos los discos y como todos los grupos, personalmente he echado de menos el tema Viriato de la demo), un album muy madurado en comparación con su demo (y el single, admito que no lo había escuchado), con los instrumentos tradicionales muy bien integrados, sin metérnoslos hasta el gaznate por la fuerza como otras bandas de Folk Metal y las letras mejoradas.

No se me cae ni la boca ni los dedos si lo clasifico como uno de los mejores álbumes de Folk y Pagan Metal de 2014, junto a Origins de Eluveitie, Keltorevolution de Celtibeerian, Where Greater Men Have Fallen de Primordial, Av Oss, For Oss de Einherjer, Romuvan Dainas de Romuvos y Djevelmakt de Kampfar (y hay que esperar el Blood for the Blood God de Cruachan, que sale en unos días).

NOTA: 9/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario